Gadgets

Aquí os dejaré una selección de mis inventillos…

Guante hidratación running

¿Cómo poder cubrir las necesidades básicas cuando estamos corriendo por el campo? Esa fue mi pregunta cuando salía a recorrer distancias cortas (20-35km) pero no quería salir sin agua para el camino. Según por dónde corramos es fácil encontrar alguna fuente o regato que cubra esas necesidades y evitar deshidratarnos pasados los kilómetros, sin embargo, hay épocas del año que por calidad o cantidad no es tan fácil encontrarla. Hasta ahora había cubierto el expediente, bien con la mochila de hidratación, que no deja de “estorbar” en distancias cortas o bien por la riñonera, dónde el bote no deja de dar saltitos incómodos.

¿Y por qué no llevar el agua más a Mano? Aprovechando unos “soft flask” (botes ligeros y compresibles) que nos dieron en la Ruta del Cascanueces los compañeros del Grupo Candelariense de Montaña. ¿Por qué no adherirlos de alguna manera a la mano y facilitar la ingesta de agua?

Y comenzó la máquina pensante a funcionar. Por unos 0,75€, podemos conseguir un par de muñequeras como las de la foto. Compré un poco de cinta plana elástica y cordón elástico con unos cierres rápidos.
Y a coser…
Y una vez dispuesto el bote…
Lo testé probando el circuito rojo de la Ruta Vetona y me dio buenas sensaciones.
Ahora sólo resta mejorar el recipiente para no tener que desenroscar el tapón cada vez que quiera beber. Para eso Hydrapak tiene buenas soluciones.
 
No tiene ni por asomo, el mismo acabado que los que venden en el mercado e incluso un poco caluroso para según qué días :), pero resuelve una necesidad y vale 5 veces menos.

Bastones ligeros running

No todos podemos permitirnos gastarnos más de 100€ en unos bastones super lights para alguna salida esporádica en terreno complicado. ¿Y por qué no fabricarlos?

Aprovechando la idea desarrollada por otro compañero, ya tenía en mente los materiales necesarios y más o menos como utilizarlos.

Básicamente, varillas de aluminio de tienda de acampar
Cordón elástico

Corchos de botellas


Y cinta de manillar
Ahora sólo queda montar.

Tomamos la cantidad de varillas acorde con  nuestra altura (quizá toque recortar alguna), pasamos el cordón elástico por el interior y ponemos un tope-freno en la punta de abajo. En el extremo superior lo frenamos con un cierre rápido.

Los corchos y la cinta servirán para la empuñadura, por tanto, taladramos los corchos a la medida de las varillas y los introducimos en la última varilla (tantos corchos como podamos necesitar según la altura) y por último encintamos con un poco de pegamento.

El gadget se puede rematar colocando una cinta a modo de dragonera para nuestras muñecas.

Y el resultado…
Obviamente no es tan profesional como el que ofrecen las marcas deportivas, pero vale 5 veces menos y con la satisfacción de haberlo hecho con nuestras manos.