domingo, 9 de octubre de 2011

Vegaredonda y Ordiales. Un paraíso sobre las nubes. (08 a 09-octubre-2011)

Día 0 Cáceres – Salamanca – Refugio Vegarredonda

Partimos desde Salamanca hasta Mieres para recoger a Rosa, repetimos el equipo de Des Ecrins. Desde Mieres continuamos hasta el aparcamiento Pan de Carmen (1.070m), un poco más arriba de Lagos de Covadonga y tras coger una pista a mano derecha nada más llegar al lago Enol.

Son las 8:30 y queremos llegar antes de las 22:00 al Refugio de Vegarredonda (1.460m), hora en que cierran el refugio principal para dejar la opción de dormir en el anexo. Al poco de comenzar la ruta bajo la luz de nuestros frontales, el orbayu hace acto de presencia, tal y como pronosticaron los partes meteorológicos. A medida que ascendemos no puedo evitar tener flashback del pasado 25 de junio cuando Andrés y yo pasábamos trotando por aquí a eso de las 2:00am camino del Jou Santo en la Travesera de Picos de Europa. Poco a poco nos vamos adentrando en la niebla y se hacen imprescindibles las indicaciones del camino. Un ligero despiste debido a la niebla a la altura de las Cabañas, nos hace desviarnos del camino. Tras recuperar la senda continuamos dirección del Refugio, ya queda muy poco y en 10min cierran las puertas, con lo que decidimos que me adelante para avisar a los guardas de que llegamos. De nuevo la niebla me juega una mala pasada, al llegar al cartel del refugio y dado que no había ninguna luz en éste, me equivoco y tomo la senda que lleva al mirador de Ordiales. Como Manolo me había avisado de que el refugio debía estar a 10min, pronto me doy cuenta de mi error y doy la vuelta comprobando que mis compañeros ya habían llegado al refugio J.

Una vez allí, nos secamos, nos cambiamos, cenamos un poco y a descansar.

Día 1 Refugio Vegarredonda – Peña Santa (Canal Estrecha) – Fuente Prieta
Nos levantamos a eso de las 7:30am para empezar a andar a las 8:30am. El objetivo de hoy es subir a Peña Santa de Castilla por la Canal Estrecha.
El día se levanta grisáceo, aunque Marta (guarda del refugio) nos adelanta que muy probablemente en altura haga buen tiempo. También nos apunta que por la noche la roca se debe haber humedecido y que las temperaturas han bajado bastante, con lo que es posible que nos encontremos con hielo en la roca.

Poco a poco vamos ascendiendo hacia Collau la Fragua, de nuevo me vienen flashback de la Travesera (debo tener hartos a los compañeros contando mis batallitas).
Bordeamos el Jou de los Asturianos hasta su collado y nos dirigimos hacia la base de Peña Santa, nuestra compañera ha preferido darse la vuelta y disfrutar de las vistas desde la Collado. Tras un continuo sube y baja entre llambrias (formas lineales a modo de surcos que toma la caliza debido a la erosión del hielo y agua), peñascos y morrenas llegamos a la base (dos horas y media desde el refugio). Una vez allí, nos ponemos el material y dejamos una de las mochilas. Comienza la ascensión a través de una serie de llambrias hasta llegar al Pequeño Espolón, un paso de III+, que por despiste acometemos por otra zona ligeramente más comprometida hacia la izquierda. Una vez allí, un extraplomo que debiera salvarse por la derecha (zona más expuesta pero de adherencia) para continuar por una pequeña travesía y retomar la canal.

Esta continúa con una sucesión de bloques empotrados (II grado) pasando por un último resalte (III grado) ciertamente incómodo con botas normales.
Desde allí, ya sin cuerda progresamos por una serie de trepadas (II grado) y vamos comprobando que cada vez se hace más frecuente el verglas en la roca, 
hasta llegar a la última travesía hasta la Brecha Norte, zona sin apenas inclinación que normalmente se pasa andando sin problemas, pero que en esta ocasión estaba totalmente tapizada de hielo y se convertía en una pista de patinaje.

Tras 2 horas conseguimos llegar hasta la Brecha Norte y comprobamos que la cara norte tiene auténticos chorretones de hielo negro que harán “imposible” el avance. Decidimos entonces retroceder y dejarlo para otra ocasión, esta vez no puede ser.
Durante el descenso nos encontramos con otra pareja que intenta la misma ruta, consiguen avanzar hasta la arista norte pero comprueban igualmente que las condiciones son penosas para el avance.

Con 4 rapels llegamos hasta la base del Pequeño Espolón. Recuperamos el material y continuamos hacia el Jou de los Asturianos para reencontrarnos con Rosa.
En cuanto al material utilizado para Peña Santa, llevamos: casco, gatos, arnés, 60m de cuerda dinámica, varias cintas planas, dos express, un cordino para un seguro, cordino para el rapel y descensor.

Tras una pequeña carrerilla la alcanzamos en el descenso hacia el refugio y dado que aún es pronto decidimos tomar el desvío hacia la Llampa Cimera para disfrutar de una ruta que bordea las Cebolledas, el Porru Bolu y el Cuetu Llagu.
Desde allí apreciamos el pico Requexón, pero por falta de tiempo no nos acercamos y decidimos bajar hasta Fuente Prieta para tomar un almuerzo y regresar al refugio.
Un mar de nubes parece que baña toda Castilla.
Además: Torre de Santa María (2.486m), La Torrezuela (2.322m), ...
Finalmente llegamos a eso de las 19:30 al refugio tras casi 11 horas de actividad y +1.630m. A cambiarse de ropa, tomar una cervecita y esperar a la estupenda cena que nos tenían hoy preparados y que se basaba en: sopa, paella, filete de Sajonia con crema de nata y queso, cuajada.

Un parchís y a dormir…

Día 2 Refugio Vegarredonda – Mirador de Ordiales

Hoy toca día de retorno, en mi caso hasta Cáceres, así que decidimos hacer una actividad más light pero digna de ver, el Mirador de Ordiales.

Nos levantamos a eso de la 7:00am para echar a andar como a las 7:30am. Aprovechando esta hora de salida, vamos disfrutando del amanecer en la parte oriental de Picos.
La mañana se presenta despejada y más agradable que ayer. Por delante una ruta fácil de aproximadamente 1hora y cuarto y apenas 310m de ascensión.

Llegados al mirador, las vistas son espectaculares y máxime comprobando el mar de nubes que envuelve gran parte del Principado.
Manolo nos explica que aquí llace Pedro José Pidal y Bernaldo de Quirós (I marqués de Villaviciosa de Asturias), todo un enamorado de este entorno que se convirtió el 5 de agosto de 1904, junto con Gregorio Pérez, en los primeros en ascender el Picu Urriellu. Deseó que sus restos mortales reposaran en el mirador de Ordiales donde también se puede leer, grabado en piedra, el siguiente epitafio del que es autor: ”Enamorado del Parque Nacional de la Montaña de Covadonga, en él desearíamos vivir, morir y reposar eternamente, pero, esto último, en Ordiales, en el reino encantado de los rebecos y las águilas, allí donde conocí la felicidad de los Cielos y de la Tierra, allí donde pasé horas de admiración, emoción, ensueño y transporte inolvidables, allí donde adoré a Dios en sus obras como Supremo Artífice, allí donde la Naturaleza se me apareció verdaderamente como un templo.

Las vistas desde este punto son increíbles y decidimos aprovechar un rato aquí.
De vuelta hacia el refugio para acabar de hacer la mochila y retornar hasta el aparcamiento. Cómo aún es pronto decidimos hacer una parada en el lago Ercina

y aprovechar que es domingo y hay mercado en Cangas, para comprar algo y comer allí.
 
Después los kilómetros nos van enmudeciendo para devolvernos a nuestras ciudades de origen.

Conclusiones y otras reflexiones:
·         Todo un descubrimiento el macizo occidental (CORNIÓN) de Picos de Europa. Todo un conjunto de posibilidades por hacer.
·         La cercanía del refugio de Vegarredona ofrece la posibilidad de poder aprovechar los 2 días de un fin de semana.
·         Un sobresaliente para los guardas del refugio de Vegarredona (Marta y Javier), nos cuidaron fenomenal.  
·         En esta ocasión el nuevo disco de Sôber ha sido mi banda sonora durante los momentos de silencio.
·         Todo mi apoyo al posible futuro Anillo de Picos de Europa.

1 comentario:

  1. Qué chula esa parte de Picos...
    Qué bonito el Requexón...

    ResponderEliminar